sábado, 7 de abril de 2012

Una escena intima que resulto ser observada (Fanfic)

Autor: ela kaulitz y All the Vampires

Couples: Damon y Bonnie/ Elena y Stefan
Fuente: http://www.fanfiction.net/s/5532459/1/Una_escena_intima_que_resulto_ser_observada

Stefan?- pregunto Elena al traspasar la imponente entrada de la mansión que ella conocía tan bien.

-Estoy arriba mi ángel-

Elena sonrío ante su respuesta… aunque también tuvo algo que ver con escuchar la aterciopelada voz de su amado. Subió rápidamente las escaleras de dos en dos, hasta llegar al piso superior, paso mirando de reojo la puerta cerrada de la habitación de Damon y llego hasta la de Stefan. El se hallaba sentado en un sillón con un libro muy gastado en sus manos.

-siempre clásico…-pensó Elena.

En cuanto Stefan la vio soltó el libro, dejándolo a un lado, le dedico una sonrisa y extendió sus brazos hacia ella en una invitación, ella fue hacia ellos olvidando por un momento lo ocurrido en su paseo por el bosque. Se sentó en sus piernas y rodeo el cuello de Stefan con sus brazos, antes de inclinarse demandando un beso, el habia sonreído divertido, pero al final el también termino inclinándose para depositar un ligero beso en sus labios. Ambos suspiraron al conseguir los labios del otro. Stefan encontraba exquisitos los labios de su ángel, eran adictivos, por eso tenia que controlarse. Mientras que para Elena, los labios de Stefan eran únicos, diferentes a cualquier otro par de labios en el mundo, sabia que quería besar esos labios por el resto de su vida, esa vibración que sentía en cuanto los labios de Stefan apenas la rozaban, era algo que nunca habia sentido, y que estaba segura que no sentiría con nadie mas.

Stefan carraspeo, y se retiro hacia atrás, no sin antes dejar un beso en la mejilla de Elena.

Ella manifestó su disgusto haciendo un mínimo puchero, Stefan le dio una mirada divertida y le guiño un ojo.

Ella odiaba eso, odiaba que Stefan diera por terminado un beso que apenas solo comenzaba para ella, pero al mismo tiempo lo amaba, amaba esa delicada forma que Stefan siempre encontraba para separar la dulce unión de sus labios.

Y luego flashes de Damon besando a su mejor amiga destellaron de repente en su mente aturdiéndola.

Tomo aire profundamente, iba a decírselo a Stefan, si habia alguien que podía ayudarla a calmar esos inquietantes nervios muy en el fondo de su mente, ese era Stefan.

Stefan…tengo algo que contarte, y es muy importante…-dijo Elena mordiéndose el labio inferior.

Stefan centro toda su atención en ella, y asintió animándola a continuar. Con su pulgar trazando círculos en el dorso de su mano la tranquilizaba y relajaba.

Entonces Elena dejo escapar un gran suspiro y lo miro directamente a los ojos.

Stefan, hace rato, mientras caminaba por el bosque, vi a Damon…y a…Bonnie, ellos… pues…ellos parecían estar juntos, y es seguro verdad? Quiero decir, para Bonnie? Ella estará bien con Damon? El no le hará daño? O la utilizara para sus propios fines egoístas? Verdad?

Stefan medito un instante perdiendo la mirada sobre sus manos entrelazadas con las de Elena.

-no lo creo, el no le hará daño.

-pero Stefan! No te sorprende? Es Damon…con Bonnie… cuanto tiempo crees que llevan juntos? Es que ya llegaron al punto de intercambiar sa…- Elena detuvo sus preguntas, un tinte carmesí pintaba sus mejillas.

-sangre…- completo la palabra Stefan mirándola enternecido, ella se veía preciosa, con su hermoso cabello dorado cayendo sobre su espalda en cascada y sus ojos azules brillando con intensidad. Y era solo suya, ya no habia mas interferencias por parte de Damon.

No me sorprende…ya lo sabia.- dijo Stefan recordando el momento 2 meses atrás cuando se habia enterado.

Elena alzo su vista de golpe.

-Que?- fue lo único que pudo pronunciar, cuando la embargo el sentimiento de vergüenza, tal vez ya todos los sabían y ella era la ultima en enterarse, y definitivamente no estaba acostumbrada a eso.

-Por que no me lo habías dicho?, desde cuando lo sabes?- ella preguntaba indignada.

Stefan torció su boca.

-Por que aun no sabia si era algo que iba a durar, si era verdadero o correspondió, lo se desde hace dos meses que fue cuando Damon dejo su orgullo de lado y me contó lo que sentía por Bonnie.

Elena abrió los ojos como platos-

- dos meses? Dos meses?, tanto tiempo?- Elena recordaba los momentos en esos 2 meses, que habia pasado con Bonnie, saliendo, pasando noches juntas… ella nunca le habia contado nada y tampoco se habia comportado diferente.

Muy en el fondo, le dolia…se suponía que eran mejores amigas, por que Bonnie no se lo habia contado?...tal vez quería privacidad, o tal vez quería esperar a ver como resultaba todo tal y como lo habia dicho Stefan minutos atrás.

-Elena, mi vida? Estas bien?- pregunto Stefan, acariciando el suave cabello de Elena.

Ella reacciono.

-estoy bien, solo pensando unas cosas….-

-bien, no quiero que te preocupes por Bonnie, ella estará bien yo mismo me asegure de eso.- dijo Stefan

Elena le sonrío, calida como siempre.

-Gracias, significa mucho para mí.- dijo Elena inclinándose hacia los labios de Stefan. El acorto la distancia que quedaba y la beso.

Justo cuando Elena estaba por colocar sus brazos alrededor del cuello de Stefan, este se separo de ella, y dejo un beso en su frente.

-no hay de que….recuerda que ella también es mi amiga.-

-bien…eso no lo pongo en duda… pero Stefan esta vez no vas a lograr salirte con la tuya. Además me debes una, me ocultaste por dos meses lo de Bonnie y Damon. Eso es incluso más imperdonable a que Bonnie no me lo haya contado. Y quiero cobrar… en besos!- dijo Elena seriamente y con sus brazos cruzados.

Stefan la miro aprensivo…- esta bien…besos, te los daré…como quieras, de la forma que quieras y cuantos quieras dijo con una mortal sonrisita de lado.

Elena suspiro…era tan guapo que dolia, miro sus hermosos ojos verdes buscando algún signo de broma…nada.

-Bien…-Elena sonrío radiante.

Stefan volvió a besarla, esta vez ya no era un beso ligero, era apasionado y profundo, las caricias no se hicieron esperar, y Stefan acariciaba con las yemas de sus dedos la espalda de Elena de forma suave y continua.

Elena se quedo sin aire, y solo separo sus labios de los de Stefan unos milímetros para recargar el nivel de oxigeno en sus pulmones.

Stefan se habia echado hacia atrás, viéndose emocionado.

-beso- susurro Elena en la mente de Stefan.

No era una demanda, era más bien una advertencia.

Stefan se inclino de nuevo, esta vez solo rozando los labios de Elena, y se volvió a alejar.

-mas?- el pregunto

-mas- afirmo Elena.

Stefan sonrío abiertamente y la atrajo mas hacia el, la alzo en brazos y en segundo estaban sobre la cama.

Elena dio unos golpecitos en la curvatura de su cuello.

Estas segura?- Stefan pregunto.

-Elena rodó los ojos y volvió a dar golpecitos en su cuello.

Stefan bajo su mentón, y dejo al descubierto sus colmillos, y mordió, con dulzura.

El pinchazo en su cuello hizo sentir a Elena viva, y ajena a todas las preocupaciones.

Ese momento era único, se fundían en uno solo.

De repente, del piso de abajo se escucho un golpe sordo. Stefan dejo el cuello de Elena por un momento, poniendo todos sus sentidos en escuchar y sentir al recién llegado.

Elena abrió los ojos, molesta por la interrupción.

Segundos después otro golpe sordo se escucho mucho mas cerca de ellos, era inconfundible el sonido…una puerta que se cerraba.

Elena miro interrogante a Stefan.

-es…es so... es solo Damon- titubeo es respuesta Stefan.

Elena alzo una ceja, adivinando el por que del titubeo del menor de los Salvatore.

-no esta solo verdad?- pregunto, aunque ya sabia la respuesta.

-no…esta con Bonnie, están en su habitación.- respondió Stefan.

-Aunque no lo creas eso ya lo habia deducido yo solita- dijo Elena sonriendo divertida.

Atrajo a Stefan de nuevo sobre su cuello y espero.

-No te gustaría escuchar lo que yo estoy escuchando- dijo Stefan, Elena estaba casi segura de que el sonreía de forma sarcástica.

Justo después de eso, Stefan volvió a morder el cuello de Elena, mientras esta reía por lo bajo.

De nuevo la sensación de estar volando, de vibrar por una poderosa luz blanca que los rodeaba.

Stefan habia abierto su camisa y alcanzado la daga que siempre descansaba sobre la mesa de noche. Hizo una herida profunda en la base de su cuello, mientras Elena miraba excitada y con ojos brillantes.

Luego con un abrazo la atrajo hacia el y ella deposito sus calidos labios sobre la herida, se enrosco a el como una serpiente y bebía feliz y complacida del elixir de su amado.

Pequeños gemidos salían de la garganta de Elena a cada trago que daba de esa dulce sustancia.

Stefan trataba de mantenerse cuerdo, al mismo tiempo que su garganta emitía sonidos guturales, igualando los de Elena, ambos estaban extasiados, tanto…que ninguno se habia percatado de que la puerta entreabierta de la habitación se habia abierto aun mas desde hacia solo minutos.

Un carraspeo desde la puerta hizo que su mágica burbuja explotara.

Elena y Stefan se alejaron el uno del otro, aun algo atontados por el flujo de emociones que sentían hacia segundos.

Damon estaba recostado del marco de la puerta, con los brazos cruzados y una sonrisita en el rostro…la cual no inspiraba ninguna confianza a Elena y Stefan.

Elena al verse descubierta en un momento así, se sonrojo rápidamente, y Stefan miraba molesto a su hermano por la inoportuna interrupción.

-Hola hermano- dijo Damon con su voz grave.

-Damon, desde cuando haces que espías a las personas?- pregunto Stefan .

-OH…yo? Espiar? Como crees?- respondió Damon poniendo una fingida cara de sorpresa y dolor por ser acusado de tal forma por su hermano.

-a no? Cuanto haces que estas allí?- pregunto Stefan

- unos minutos…los suficientes…- Damon le respondió, guiñándole un ojo a Elena la cual si era posible se sonrojo aun mas.

-En realidad hermano…- prosiguió Damon dejando con la boca abierta a Stefan el cual estaba apunto de replicar. – vine fue para preguntarles…cortésmente…si podían bajar el volumen. Verán…es incomodo, y yo…estoy ocupado en mis propios asuntos.

Bien…Elena sentía su cara arder, literalmente. No solo por todo ese asunto si no también por tener una idea de lo que sucedía en el otro cuarto a solo unos metros.

-una incomodidad para ti?- pregunto lívido Stefan.

-por supuesto que para mi Hermano…recuerda que también tengo una súper desarrollada audición!. Al igual que tu…solo que yo soy más cuidadoso- dijo Damon guiñando de nuevo el ojo hacia Elena.

-Bien…yo no te molesto, tú no me molestas.- dijo Stefan en un amenazante tono.

-Hecho.- Dio por finalizada la conversación Damon, dándose la vuelta para irse.

Pero se devolvió y agrego – ah…se me olvidaba, Stefan si quieres hablar sobre lo malo que es espiar a las personas…habla de eso con ella…-dijo Damon cabeceando en dirección a Elena.

-Elena…mi corazón…es de mala educación espiar a las personas.- Otro guiño de ojo…y Damon se habia ido cerrando la puerta tras el.

Elena pensó unos instantes.

-bien…yo te espíe…tu me espiaste, los dos nos espiamos mutuamente…estamos a mano Damon.-

Justo después de eso, volvió a abrazar a Stefan dispuesta a olvidar los últimos e incómodos minutos.

-ah…espera.-dijo Stefan parándose y yendo hacia la puerta. Paso el cerrojo. Y luego regreso a la cama.

-solo por si acaso…- dijo antes de posar sus labios sobre los de Elena.


Bueno que les pareció? dejen sus comentarios. Si tienen algún pedido, o sugerencia no duden en escribirnos 

1 comentario:

Loading...