jueves, 13 de mayo de 2010

La historia detras del cuadro "El Vampiro" de Edvard Munch



Habitualmente las artes plásticas, en este caso la pintura, han prestado poca atención al Vampiro, aunque siempre podemos encontrar artistas que se inspiraron en los no muertos para plasmarlos en sus obras. Junto a estas lineas, podemos observar el inquietante cuadro del pintor expresionista noruego Edvard Munch, que lleva por título "el Vampiro". Se trata de un óleo sobre lienzo que podemos encontrar en el Munch Museet de Oslo. Munch plasma en este cuadro su propia melancolia y tristeza, que representa con colores oscuros y apagados, otorgando a su cuadro un ambiente fúnebre. Las lineas del contorno de la mujer vampiro se confunden con las de su victima, y las de éste con el propio fondo del cuadro, otorgando a todo el conjunto de la obra un carácter onírico, casi de pesadilla. De entre toda la oscuridad del oleo destaca la roja cabellera de la vampiresa, símbolo de pasión y de la sangre, en un intento de resaltar aún más la naturaleza vampira de la joven, un ejemplo más de la relación entre belleza, sensualidad, mujer y muerte. El propio Edvard Munch en sus diarios, escribio sobre su cuadro: "Sus cabellos rojo sangre se enredaban sobre mí, se enroscaban en torno a mi como serpientes rojo sangre; sus lazos más sutiles se entrelazaban alrededor de mi corazón", para concluir sus comentarios apostiyó: "Incluso cuando había desaparecido seguía sintiendo sangrar mi corazón, ya que no era posible desatar los lazos".

Según el testimonio de un conocido del gran expresionista noruego llamado Adolf Paul, la inspiración original le vino a Munch una tarde mientras pintaba a una modelo que "tenía largos cabellos rojos como llamas que le caían sobre los hombros como sangre congelada".

Paul estaba casualmente de visita en el estudio y de pronto el pintor le ordenó a gritos que se arrodillase delante de la modelo y colocase su cabeza contra su pecho.

"Yo obedecí. Ella entonces se inclinó sobre mí y apretó sus labios contra mi cuello mientras me cubría su pelo rojizo. Munch empezó a pintar y poco después había completado su Vampiro", según ha realtado Paul.

Fuente: http://crepusculo-latina.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Loading...